Historia de Río Bravo

El municipio de Río Bravo, Tamaulipas, se ubica en la llanura conocida como el como «El Venadito», cuyo primer propietario fue Vicente Urízar.

La hacienda se constituyó en 1774 y, la Sauteña en 1888 siendo su principal socio don Iñigo Noriega, se constituyó en un importante detonante económico: se construyeron caminos que partían de El Soldadito (hoy Matamoros) que unieron a Colombres -como se llamaba anteriormente Río Bravo- con los Estados Unidos y la Capital. En 1882, se inauguró el ferrocarril llamado El Nacional que unía Estación Cuevas (hoy Ciudad Díaz Ordaz) con Matamoros, pasando por la Estación Ébano, actual Río Bravo.

En 1781, don Vicente Urízar, un rico comerciante de la ciudad de México, en sociedad con don Bernardo del Sauto, un militar de San Miguel, Guanajuato, consiguieron del Virrey de la Nueva España, don Martín de Mayorga, una merced de 658 sitios de Ganado Mayor, es decir, 1 154 790 hectáreas en el Nuevo Santander, hoy Tamaulipas.

Vicente Urizar

El lugar tenía como límites el río Bravo al norte; el Seno Mexicano o Golfo de México al oriente; al sur el río de Las Conchas y al poniente los límites de lo que en la actualidad son los estados de Nuevo León y Tamaulipas, este sitio era conocido en aquellos años como El Venadito.

Al enorme territorio adquirido por Urízar y socio (se decía el tamaño de un reino) se le denominó El Sauto, en obvia referencia al apelativo de uno de sus propietarios, nombre que conservaría incluso, cuando don Tomás de Urízar (descendiente de Vicente) y don Manuel Antonio Conde, años después se hicieron de la propiedad, que se quedaría por muchos años en posesión de la familia Conde.

En la ubicación actual de la Ciudad de Río Bravo, se encontraba, por el sector de lo que fue el cine Río Bravo, un cruce de caminos, por lo que el lugar era conocido como El Crucero o también Bolsa de Judas, en referencia a la parte baja del terreno que se extiende desde El Crucero hasta el río Bravo.

En 1894, la Sociedad Civil y en Comandita La Sauteña, conformada por un grupo de inversionistas, principalmente españoles, adquirió El Sauto. Por decisión de don Iñigo Noriega Laso, socio mayoritario de la empresa, se acuerda, el 1895 el traslado de la sede administrativa de la propiedad, ubicada entonces en el rancho El Soldadito, cerca de San Fernando, a la Bolsa de Judas, donde se inició la construcción, el 1895, de un caserío denominado Colombres por don Iñigo Noriega Laso En recuerdo de si ciudad natal en España), base de la fundación de lo que hoy es la Ciudad de Río bravo, por lo tanto, el fundador de esta ciudad es este Iñigo Noriega.

La base social de La Sauteña, se estableció precisamente tras del lugar donde se había establecido una estación de bandera en 1883, a la que se denominó Estación Ebano, es decir; que el área antigüa de nuestra Ciudad, corresponde al área sur de la colonia Benito Juárez, en los solares ubicados entre las calles de Juárez y 16 de Septiembre.

A la llegada de las avanzadas de La Sauteña, se inició la construcción de un enorme edificio de ladrillo, donde se instalaron las oficinas de la empresa, que prevalece hasta el día de hoy y que es conocido como La Sauteña, La Casa de Ladrillo o Casa de la Cultura, aunque su nombre original es el de “Casa de Administración de la Compañía Agrícola y en Comandita La Sauteña”.

hacienda casa ladrillo

En 1902 se construye la estación de ferrocarril de madera, posteriormente, en 1907, en virtud de que los paquetes enviados a la Estación Ebano se extraviaban en el sistema de paquetería, debido a la existencia de una Estación Ebano en San Luis Potosí, la Compañía del Camino de Fierro decide poner el nombre de Río Bravo, a la estación tamaulipeca, en obvia referencia al río, por lo tanto el nombre de nuestra ciudad y municipio se obtiene en 1907 por iniciativa de la Compañía del Ferrocarril Nacional Mexicano.

En 1913, el 11 de mayo, las tropas de la revolución constitucionalista, encabezadas por Lucio Blanco, procedentes de Monterrey, después de tomar Reynosa y en camino a Matamoros, tomaron La Sauteña. El poblado fue evacuado por los administradores y empleados de la empresa, mientras los revolucionarios se acantonaban en la Casa de Ladrillo.

En 1924, los antiguos peones de La Sauteña deciden solicitar tierras de la hacienda para conformar un ejido, a este ejido le otorgaron el nombre de Ejido Río Bravo.

En 1926, el H. Cabildo de Reynosa, debido a que el poblado formaba parte de aquella jurisdicción, otorga al pueblo el grado de Congregación, denominándole Congregación Río Bravo, trasladándose el cuerpo edilicio al poblado, donde se llevó a cabo una ceremonia ante tan trascendental evento.
El poblado, desde la constitución del Ejido y por la pobreza de sus habitantes, vivió los vaivenes propios de la dinámica fronteriza. Desde 1924-26 la migración de campesinos a los EU fue recurrente, pues la población ejidal y de avecinados no fue ajena a esta problemática, el fenómeno de los braceros propio de las décadas posteriores, es testimonio de ello.

ANTECEDENTE DE LA CIUDAD DE RÍO BRAVO

El antecedente de la Ciudad de Río Bravo, fue un rancho conocido como Ébano o El Ébano.
Se situaba cerca del ramal del Ferrocarril Nacional, al norte de éste.
Durante la construcción del Ferrocarril Nacional Mexicano (de Vía Angosta) entre 1882-1884, el rancho ya se encontraba allí, y que en un censo de finales de ese siglo, indicaba que contaba con sólo siete habitantes.
Así, a la Estación de Bandera del ferrocarril, se le llamó Estación Ébano, nombre que conservó hasta el año de 1907.

Estacion ebano

EMANCIPACIÓN DE RÍO BRAVO

La Emancipación de Río Bravo, fue un movimiento que tuvo sus orígenes en intereses económicos y políticos, tanto de personajes de esta localidad, como del municipio de Reynosa. Intereses que empiezan a vislumbrarse en eventos aislados en la década de los años treinta del siglo pasado, por conflictos relacionados con terrenos ejidales y diferencias de orden ideológico entre ejidatarios y nuevos avecinados 

El proceso de separación comenzó a desarrollarse organizadamente durante década de los años cuarenta, por migrantes dedicados al comercio y fortaleciéndose en los años de 1948 y 49, cuando llegan a Río Bravo, brigadas de la Comisión Nacional de Irrigación, integrándose a la comunidad personas con alto grado de educación.

Según don Virgilio Garza Palacios, testigo presencial y participante de aquellos eventos, en un discurso fechado el 4 de diciembre de 1969 y siendo presidente municipal de Río Bravo el Ing. José María González Flores (celebrando la Emancipación), reseñó los eventos que a continuación se presentan sintetizadamente:

El 23 de agosto del año de 1949, surgió el primer comité separatista integrado por Severo Cantú Sánchez, Eliseo Cantú Sánchez, Antonio Buentello, Guillermo Miranda; Renato García de la Garza, Rafael Cantú Sánchez, Enoc Tavarez, el lic. Pompeyo Gómez, de Matamoros como asesor jurídico. Quienes hicieron gestiones ante el gobierno del Gral. Raúl Gárate Legleú, en 1949, y del gobierno de Horacio Terán Zozaya en 1952, que no fructificaron.

En 1958, durante el gobierno del Dr. Norberto Treviño Zapata, se reinició activamente el movimiento emancipador. El 18 de abril de 1958, en el Salón de Actos del Sindicato de Trabajadores de Recursos Hidráulicos, en nutrida asamblea, se integró un Comité Pro Municipio Libre de Río Bravo, encabezado por Alfredo González Rodríguez como Presidente, Leopoldo Castañeda Ramírez como secretario y Macedonio González Benavides, como tesorero.

Este comité promoverá diversas actividades como: marchas, mítines y asambleas, que permearon en gran parte de los pobladores (aunque no todos) quienes se sumaron entusiastamente, en una tónica de eventos y movilizaciones que continuará durante todo el proceso de emancipación hasta su conclusión.

El 31 de mayo de 1959, hace crisis el movimiento debido a que el delegado municipal por Reynosa, Gilberto Silva Espinoza, se suma al Comité y se acuerda en nutrida asamblea desconocer a la autoridad de Reynosa y asumir la autonomía. Así las cosas, frente al Edificio de la Delegación Municipal se eligió una Junta de Administración Civil del Municipio de Río Bravo, declarándolo separado de la jurisdicción de Reynosa, nombrando presidente a Gilberto Silva Espinoza, secretario a Álvaro Garza Palacios y tesorero a Juan García Peña, además de síndicos y regidores, Junta que  duró apenas unas cuantas horas: desde las once de la mañana del 31 de mayo a las 4 de la mañana del 1 de junio de 1959, debido a que esta Junta, así como dirigentes y simpatizantes presentes del movimiento, fueron desalojados y aporreados violentamente por tropas del 11 Regimiento de Caballería y por la gendarmería de Reynosa, situación que generó una grave crisis social y política.

Después de ello, se nombró, por la autoridad municipal de Reynosa, encabezada por el entonces presidente José Cruz Contreras, a un nuevo Delegado Municipal, responsabilidad que recayó en el entonces regidor en el gobierno de Reynosa, el riobravense, Rafael Bustamante.

Había por otra parte, oposición en sectores de la población. Según un desplegado de junio de 1959, se acusaba de violentos y transgresores de la ley, a los emancipadores. El Sindicato de Celanese, el Ejido Río Bravo, la Unión de Comerciantes en Pequeño y el Ejido Primero de Mayo, por mencionar algunos de muchos firmantes, establecieron una clara y firme resistencia al grupo emancipador. En el caso de los ejidos Río Bravo y Primero de Mayo, la oposición está relacionada con un conflicto por terrenos ejidales ocupados por ciertos comerciantes, señalados por los campesinos como líderes del movimiento emancipador. (En cursivas, datos del AGEHT)

No hay que pasar por alto que José Cruz Contreras tenía intereses en Río Bravo, de allí su tenaz oposición a que la localidad se separara de Reynosa, lo que implicaría dejar de tener su influencia por su condición de gobernante y en consecuencia, que el grupo dirigente de la emancipación, tomara el control económico y político de Río Bravo. (nota del Cronista).

En vista del claro enfrentamiento, el gobernador Treviño Zapata, intervino en primer término, para que no se ejerciera acción legal contra los organizadores del movimiento por la ocupación de la Delegación Municipal y la declaratoria unilateral de un gobierno municipal ilegal y en segundo lugar, para imponer el orden. Así, en visita a Río Bravo realizada el 20 de octubre de 1959, en audiencia concedida al Comité, Treviño Zapata estableció sus condiciones para dar su apoyo al movimiento emancipador. (según Virgilio Garza Palacios).

El expediente del Decreto # 53 Bis, del año de 1958, con el asunto Río Bravo, del H. Congreso del Estado, fue integrado mediante oficio de petición del denominado “Comité Pro Municipio Libre”, dirigido al Congreso de Tamaulipas, en oficio fechado el 3 de mayo de 1958, firmado por los señores Alfredo González Rodríguez, presidente: Leopoldo Castañeda Ramírez, secretario; y Macedonio González Benavides, tesorero. Contiene un anexo complementario que en su página tercera, pide: “Se decrete el Municipio Libre y Soberano de Río Bravo…”. (AGEHT)

Dicho expediente integraba un plano con el proyecto de la línea divisoria entre Reynosa y Río Bravo, que señalaba como tal, a la Brecha E 99.

Aunque la petición es firmada por los señores González, Castañeda y González B, es interesante observar los cambios en fechas posteriores de la estructura directiva del Comité Pro Municipio Libre. En dicho expediente, donde por ejemplo: en diciembre de 1958, el presidente del Comité es Santos Degollado, sigue de secretario Leopoldo Castañeda y tesorero, Simón Salinas. En septiembre de 1959, Horacio Sierra Garza es el presidente, y Virgilio Garza Palacios secretario. (AGEHT)

Lo cual, es una señal de que, como menciona Virgilio Garza en su escrito “Como consecuencia lógica surgieron discrepancias internas entre los integrantes del grupo directivo del Comité”, indicativo de divisiones en el movimiento.

60aniv periodico oficial

Finalmente, el 4 de diciembre de 1961, en sesión plenaria del Congreso de Tamaulipas, se aprueba que la jurisdicción de Río Bravo, se erija como Municipio, publicándose el Decreto 53, en el Periódico Oficial de Tamaulipas, publicado el 27 de diciembre de 1961, la nueva demarcación, tendrá su límite con Reynosa, no en la brecha E 99, como pedía el Comité, sino en la E 105 y además otorgando la categoría de Ciudad, al que entonces era el Poblado de Río Bravo. (AGEHT)

El primer gobierno municipal, estuvo a cargo de don Santiago Salinas, designado por el Congreso de Tamaulipas, como Presidente de una Junta de Administración Civil, desde el 1 de enero de 1961, al 31 de diciembre de ese año.

El primer gobierno electo, estuvo encabezado por don Pedro Martínez Vega, que tomó posesión el 1 de enero de 1962.


El 4 de diciembre de 1961, se decreta la creación del Municipio de Río Bravo

En el año de 1962, el presidente del Congreso del Estado de Tamaulipas, Juan Posadas Iracheta, otorga el reconocimiento de Ciudad al Municipio.


placa construccion
Palacio Municipal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies